Reflexionar sobre un tema de interés

Acertar en la elección del tema supone casi más de la mitad del éxito. Habitualmente la primera reunión de quienes van a preparar la comunicación se dedica a la elegir el tema. 

Dependerá de los estudios, conocimientos e intereses de los miembros del grupo y, también, del profesor al que se va a acudir o que ya está prestando su orientación. 

He aquí algunos consejos:

  • Lo más importante es que quienes realizan la comunicación disfruten y aprendan con  el trabajo que se proponen realizar. La comunicación se debe hacer, sobre todo, para uno mismo, como una ocasión de dedicar tiempo a reflexionar sobre las grandes cuestiones intelectuales para las que las tareas universitarias habituales, a veces, dejan poco tiempo.
  • Los mejores temas para este tipo de comunicaciones son los culturales, en sentido amplio: las asuntos de fondo de cada disciplina universitaria, que tienen influencia en la sociedad y en la vida de las personas. Hay temas culturales en la economía, en la ingeniería, en las ciencias biosanitarias y también, por supuesto, en las disciplinas humanísticas. Cada año el Univ Forum ofrece un amplio listado de Temas de investigación.
  • Aunque las comunicaciones son una excelente ocasión de ocuparse de las grandes cuestiones,  no hay por qué repetir temas. Siempre es mejor elegir un asunto o un enfoque que resulte atractivo por su originalidad o novedad.
  • Es mejor no limitarse a criticar algo, sino proponer soluciones a los problemas y dificultades que haya.
  • No se trata de hacer una tesis doctoral, pero la comunicación debe tener rigor y todos los argumentos deben contar con la justificación necesaria.
  • El tema no debe ser ni tan general que no se pueda abordar con el suficiente rigor, ni tan especializado que no sea de interés para estudiantes de otras carreras o para el público general.
  • Los temas de actualidad tienen la ventaja de ser interesantes, pero también pueden resultar pasajeros y haber perdido toda relevancia al poco tiempo.
  • Si se elige un tema filosófico o especulativo hay que asegurarse de que se presentan los datos y evidencias necesarios para justificar los argumentos.
  • Si se elige un tema técnico, basado en el estudio de datos, hay que asegurarse de que se responde la pregunta que había originado la comunicación y que no se pierde de vista el problema general.
  • Hay que precisar el tema de modo que, entre todos los miembros del grupo, se puedan estudiar sus principales aspectos.

En la Ficha de inscripción hay cuatro apartados que ayudan a acertar en la elección del tema: 

  • Resumen, que obliga a definir el problema que se va a estudiar y a precisar el enfoque o la perspectiva que se va a adoptar
  • Objetivos, que ayuda a darse cuenta de los diversos aspectos que están incluidos en el tema elegido y que puede servir para dividir el trabajo entre los miembros del grupo, además de establecer:
    • Las soluciones que se quieren aportar al problema planteado
    • Las nuevas perspectivas que se pretenden ofrecer sobre una cuestión
    • El aprendizaje que los participantes esperan obtener 
  • Metodología, que sirve para planificar la comunicación:
    • Porque se decide si va a ser un estudio de campo mediante encuestas; revisión y discusión de bibliografía sobre el tema; análisis de documentos escritos o audiovisuales como prensa, cine, literatura; 
    • Se establece el método de trabajo que seguirá el grupo: división de tareas, reuniones periódicas con el director, seminario sobre el tema, etc.
  • Bibliografía, que son los libros, artículos de revistas, películas, documentales, páginas web, etc. que se van a emplear. Al hacer la lista, se puede decidir si todos tienen que consultar toda la bibliografía o si se va a dividir y luego poner en común en las sucesivas reuniones. En esta web te ofrecemos una sección con Material (Bibliografía y otros recursos) que pueden ser de gran ayuda. Cada año se elabora un listado bibliográfico que puede servir para orientar inicialmente o para descubrir artículos y libros de interés.