"La falta de trabajo también daña el espíritu"

Audiencia del Papa Francisco el 19/08/2015: "El compromiso con el trabajo y la vida espiritual no están reñidos. Es importante entender bien esto! Oración y trabajo pueden y deben estar juntos en armonía, como enseña San Benito. La falta de trabajo daña también el espíritu, como la falta de oración daña también la actividad práctica".
 
El Papa explicó que las familias necesitan tener trabajo para mantenerse y tener una vida digna. Dijo que  es precisamente en la familia donde se aprende a ser una persona trabajadora.
"La familia educa en el trabajo con el ejemplo de los padres: El padre y la madre que trabajan para el bien de la familia y de la sociedad.
 
Al mismo tiempo, Francisco denunció que la moderna organización del trabajo considera a las familias un estorbo y un obstáculo contra la productividad. El Papa dijo que cuando esto sucede, el ser humano va contra sí mismo. Lamentó además que esta mentalidad afecte, sobre todo, a las familias más pobres.
 
"Cuando el trabajo se separa de la alianza de Dios con el hombre y la mujer, cuando se separa de su cualidad espiritual, cuando está en peligro por la lógica del "solo beneficio" y desprecia los afectos de la vida, la degradación del alma contamina todo: también el aire, el agua, la hierba, la comida... La vida civil se corrompe y el hábitat se arruina. Y las consecuencias golpean, sobre todo, a los más pobres y las familias más pobres.
 
El Papa insistió en que el trabajo es sagrado y no puede estar solo sometido a la lógica de la productividad y el beneficio. Por eso, recordó que la pérdida de puestos de trabajo causa un grave daño social y pidió oraciones para que las personas que aún no tienen un empleo, lo encuentren.
 
Fuente: ROME REPORTS